Cyrano

Otro bonito encargo teatrero, ahora para Cyrano de Bergerac. A diferencia del Falstaff este cuaderno tiene un montonazo de hojas, lo bueno es que como está cosido se puede abrir sin misericordia alguna, aguantará sin inmutarse