El día que empezó la primavera, previo ritual con el Chamán del Retiro, planté dos semillas: manzanilla y cilantro, una para mi calma y otra para mi corazón.