He vuelto, aunque en realidad nunca me he ido.
Sigo con el calendario, entre otras miles de cosas